La Energía Depurativa del Otoño

Paisaje otoñal

El otoño, aparte de ser una estación bellísima de la cual tenemos el privilegio de disfrutar en algunos países, tiene ciertas cualidades de las que podemos sacar partido si usamos la Ayurveda para entenderlo.

Como hemos revisado en ocasiones anteriores, la Ayurveda que es el conocimiento de la vida, nos ayuda a conocernos y entender la continua interacción entre nuestro interior y el ambiente que nos rodea, para orientarnos así hacia la salud y el bienestar. Por lo tanto, así como  la naturaleza va transformándose con las estaciones del año, nosotros como seres vivos también parte de ella, podemos ir cambiando con las estaciones  nuestros hábitos y pautas de alimentación; de esta manera mientras más sintonizados estemos con los ciclos naturales y los incorporemos como parte de nuestra vida, al igual que lo hacían nuestros antiguos ancestros, más saludables y vitales nos sentiremos.

El otoño es una estación donde predomina la energía de Vata Dosha, es decir los elementos de la naturaleza que tienen las propiedades del aire: frío, seco, cambiante, volátil, abstracto, fluido, sutil. Por eso podemos tender a estar más creativos e independientes, pero también más dispersos y ansiosos, con dificultad para concretar y decidir. Físicamente nuestra piel puede tender a la resequedad, pueden haber dolores en las articulaciones, y dificultad en la digestión, estando más propensos al estreñimiento. 

Es por esto que la Ayurveda nos enseña que durante esta época del año, en que el ambiente exterior incrementa Vata Dosha, nuestra alimentación y rutinas deben ser para pacificarlo. 

Alimentación:

Evitar alimentos que tengan la cualidad de lo frío y seco, por ejemplo ensaladas, exceso de hojas verdes, y frutas secas como el plátano. También evitar brócoli, coliflor, apio y garbanzos. Disminuir bebidas frías, helados y hielo.  Por el contrario se recomienda incrementar alimentos tibios y estables, cremas y sopas de verduras, aceite de coco, ghee, avena cocida, lentejas, sabores cálidos, y verduras o tubérculos que crezcan bajo tierra: ajo, cebolla, jengibre, zanahoria. Y especias, en particular la canela.  

Rutinas:

Se recomienda incluir actividades que ayuden a concentrarnos, como el yoga, meditación, pintar y dibujar mandalas, etc.

Además es una excelente época para realizar DETOX, así como los árboles se desprenden de sus hojas secas que ya no sirven, en otoño nosotros también podemos realizar rutinas que nos permitan eliminar impurezas y toxinas, como exfoliarnos, baños de tina con sal, beber agua tibia con limón en las mañanas, asistir a temazcales o saunas, etc.

Finalmente los invito a observarse y estar atentos, irán descubriendo que los cambios de estación provocan estados físicos y mentales distintos, los animales, las plantas, los árboles, todo lo vivo está cambiando en otoño… ¿cómo nosotros podríamos quedar fuera de esto?.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *