Educación en diabetes, ¿cómo empezar?

Clase

La educación diabetológica es un proceso permanente y dinámico que involucra a la persona con diabetes y a su entorno familiar. La educación nos quita el miedo que nos genera la ignorancia y nos permite poder actuar frente a la enfermedad.

¿Cómo empezar?

Luego de recibir el diagnóstico, el primero que puede proveer los conocimientos básicos sobre la enfermedad y el tratamiento será tu médico, pero no olvides que la licenciada en nutrición, la enfermera o el psicólogo también son integrantes fundamentales del equipo que lo atienden y quizás dispongan de mayor tiempo para evacuar las primeras preguntas.

Posteriormente deberás comenzar una búsqueda individual de la información: podrás recurrir a libros, revistas especializadas o internet (¡Diabelife.com!)

Sin embargo, para afianzar y profundizar lo aprendido es necesario proponerse pequeñas metas a corto plazo y de esa manera afianzar tu autosuficiencia.

Un método ideal para adquirir esta destreza es concurrir a cursos de Educación Diabetológica: Son reuniones que se desarrollan en el ámbito del hospital, de la clínica, en consultorios y/o asociaciones de pacientes con diabetes.

Generalmente, el equipo docente está formado por un médico especialista en diabetes, licenciadas en nutrición y especialistas en el área de la salud mental y, a veces, se incluye a un paciente o familiar entrenado. La duración de estos cursos es variable, pero se recomienda repetirlos anualmente, ya que la memoria decae y también la motivación para cuidarse.

En resumen, la educación individual en el consultorio, donde la ventaja es la enseñanza personalizada y el seguimiento de su historia clínica, no es suficiente si no se complementa con la educación grupal, en la que, a través de una planificación de la enseñanza y el aprendizaje sobre la diabetes, se organizan los temas según el interés del grupo.

Por eso la educación debe ser complementada con:

  • Talleres
  • Cursos
  • Encuentros educativos
  • Campamentos
  • Jornada de convivencia
  • Entre otros

El aprendizaje es necesario para que la persona con diabetes tome decisiones acertadas y autónomas, basándose en lo aprendido tanto en forma individual como grupal.

Además, el saber sobre esta enfermedad podrá vencer el desconocimiento general que existe dentro de la comunidad, a partir de ser ustedes mismos los protagonistas de la acción educativa, al convertirse en agentes de multiplicación enseñando a otros lo que ustedes aprendieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *